HALLOWEEN, una práctica “de moda”

¿de qué se trata esto en realidad?

 

San Justo, 31 de octubre de 2017
Queridas Familias:
Cada vez son más los niños que de una manera u otra participan de HALLOWEEN, una práctica “de moda” que de moderna no tiene nada.
Pero… ¿de qué se trata esto en realidad?
Halloween comenzó hace cientos de años en Irlanda. Allí existía una religión, cuyos sacerdotes eran hechiceros y enseñaban a las personas, entre otras cosas, a ofrecer sacrificios humanos y de animales para rendir adoración al sol, a la muerte, etc. Ellos explicaban que para tener “buena relación” con los espíritus, era necesario participar de una celebración que iba del 31 de octubre al 5 de noviembre, que comenzaba con la Noche de las Tinieblas.
Con el paso del tiempo, se ha ido adaptando a las sociedades modernas esta celebración tenebrosa, mezclando morbosidad, miedo e ingenuidad en nombre de la diversión. Mientras muchos lo practican como una tradición divertida,  disfrazándose y decorando las viviendas con cosas tenebrosas, estas prácticas están muy lejos de ser un juego de niños: es un acto macabro. Actualmente muchos grupos ocultistas siguen sacrificando vidas, invocando a las tinieblas. Cientos de niños desaparecen en estas fechas, víctimas de estos grupos o sectas. Y ese es el trasfondo del que nos hacemos cómplices cuando participamos aunque sea de manera “inocente o ingenua” de la celebración de Halloween.
Quienes hemos decidido seguir a Jesús, somos llamados a ser seres de luz y no de tinieblas.
¿Sabés que dice LA BIBLIA sobre estas prácticas?
“Que nadie de ustedes… practique la adivinación, ni pretenda predecir el futuro, ni se dedique a la hechicería, ni a los encantamientos, ni consulte a los adivinos y a los que invocan a los espíritus, ni consulte a los muertos. Porque al Señor no le agradan los que hacen estas cosas” (Deuteronomio 18:10-12)
No involucremos nuestra vida ni la de nuestros seres amados en estas obras. Mejor celebremos a nuestro Señor y Salvador, Jesús, por su amor y por todas las cosas lindas con las que nos bendice día a día.
No somos seres de oscuridad para que estemos celebrando las tinieblas, sino, como dice LA PALABRA DE DIOS en 1ªde Pedro 2:9 estamos llamados a ser un pueblo santo que proclama las maravillas de Aquél (Dios), que nos sacó de las tinieblas y nos llamó a su luz admirable.
Que el Señor los bendiga inmensamente
 
Equipo de Educación Cristiana