Acuerdo Institucional de convivencia

Introducción

Nuestra Institución siempre ha considerado que la respetuosa “CONVIVENCIA” entre todos los miembros de la comunidad, representa el pilar fundamental y básico para el efectivo funcionamiento de la actividad escolar.

Por consiguiente, fue constante motivo de preocupación el análisis y revisión de las normas que favorecen eta convivencia, y dan marco a la disciplina y organización a la que aspiramos. Y esto no es porque no tengamos una convicción plena de nuestras normas disciplinarias, sino porque la realidad, por todos conocida y vivenciada supera muchas veces las previsiones y nos obliga a considerar especialmente cada circunstancia y/o conflicto que se presenta con delicado criterio, persiguiendo el equilibrio entre la aplicación de una sanción que consideramos justa, y la necesidad de ser flexibles ante ciertas circunstancias.

Durante estos últimos años, los educadores de nuestra Institución, involucrados con gran responsabilidad y compromiso en su tarea, han debatido profundamente ciertos temas fundamentales para nuestra sociedad que influyen en el proceso educativo, como la crisis general de valores, la indiferencia social, la injusticia, la impunidad, el desempeño poco ejemplar de los adultos más encumbrados y las consecuencias sociales de una crisis política, económica y moral.

Y es justamente en ese marco tan problemático que se inserta nuestro “alumno posmoderno”, con parámetros poco usuales para los adultos que, educados con esquemas diferentes, pretenden acceder a él y lograr el vínculo necesario para su formación general e intelectual.

Si bien no es el propósito del presente trabajo desarrollar los temas antedichos por los extensos y , sin dudas ,conflictivos cabe simplemente enunciarlo, para dejar en claro que en esta difícil situación nos toca actuar y definir nuestro Acuerdo de Convivencia comprometidamente, sabiendo que aún en las circunstancias más confusas o complejas, debe existir un marco de legítimo valor basado en normas, por todos los actores de la educación aceptadas, dado que fueron producto de pensamientos y decisiones consensuadas.

Consideraciones Generales

  • Todos los miembros de la comunidad educativa, autoridades, docentes, preceptores, padres, alumnos y demás colaboradores de nuestro Colegio, son absolutamente responsables de sus actos y del compromiso asumido desde el momento en que han decidido pertenecer a nuestra institución y ser participes de nuestro PROYECTO EDUCATIVO.
  • La institución obliga el cumplimiento del presente acuerdo de convivencia, que propicia la organización general de todas las tares y actividades escolares.
  • Nuestro régimen de convivencia favorece el carácter reparatorio y educativo de la sanción a aplicar a un alumno/a ante un determinado conflicto disciplinario.
  • Consideramos que la actitud de diálogo permanente y coherencia entre el decir y actuar, son factores efectivos para prevenir situaciones conflictivos.